Quito ( Ecuador), a 9 de enero de 2007

 

Juan Diego Amador corona las montañas más altas de Ecuador y concluye su proceso de aclimatación de cara a intentar coronar el Aconcagua. Aunque con una lesión en su pié derecho que le ha obligado a pasar por el hospital, el alpinista espera estar recuperado en un par de días para emprender la gran travesía del Aconcagua, la cumbre más alta de América y su quinta cima dentro del Proyecto "7 Cimas para 7 Islas".

 

Juan Diego Amador corona las montañas más altas de Ecuador y concluye su proceso de aclimatación de cara a intentar coronar el Aconcagua. Aunque con una lesión en su pié derecho que le ha obligado a pasar por el hospital, el alpinista espera estar recuperado en un par de días para emprender la gran travesía del Aconcagua, la cumbre más alta de América y su quinta cima dentro del Proyecto "7 Cimas para 7 Islas".

Ya hacía varios días que no teníamos noticias del deportista lagunero y es que se encontraba en las altas montañas de Ecuador. En tan sólo ocho días ha coronado cuatro altas montañas, entre ellas el Cotopaxi (5.897m.) y el Chimborazo (6.310m.)

Los planes iniciales se van cumpliendo, pues el objetivo actual de Juan Diego Amador es coronar la cumbre más alta de América, el Aconcagua (6.960m.) realizando una travesía integral desde la cara este a la cara oeste. Para ello deberá llegar a Argentina aclimatado, es decir, adaptado a una altura mínima de 6.000m. para soportar la falta de oxigeno los días que intente el reto.

Por ello ha realizado cuatro ascensiones en Ecuador a montañas cada vez más altas. empezó en el Rucu Pichincha (4.698m.), continuí con el Cayambe (5.790m.), para posteriormente ascender al Cotopaxi (5.897m)  y finalmente ascender al Chimborazo (6.310m.). {/slide}

En el Chimborazo salió con todo el grupo pero había decidido probarse de cara al Aconcagua y realizó una extraordinaria ascensión, ya que escalé desde el refugio hasta la cima en tan sólo 3 horas y 20 minutos, mientras que lo normal es hacerlo entre 6 y 8 horas. según el guarda del refugio el record de velocidad en el Chimborazo está en 3 horas y 15 minutos, por lo que Juan Diego Amador ha podido comprobar que se encuentra en un buen momento de forma fruto de los duros entrenamientos del invierno.

Estas cuatro montañas son volcanes extintos que surgen del altiplano de forma aislada por lo que guardan cierta similitud con los volcanes de las Islas Canarias. De hecho, Alexander Von Humboldt, científico alemán que ascendió al Teide, escribió sobre el Cotopaxi : "La más bella y regular de todas las cimas de los Andes es la del Cotopaxi, cono perfecto que revestido de una enorme capa de nieve, brilla a la puesta del sol, y se destaca pintorescamente de la azulada bóveda celeste del cielo.".

Por su parte el Chimborazo es la máxima altura del Ecuador y constituye el vigía natural de la ciudad de Riobamba. Es famosa en el mundo entero desde que precisamente Humboldt erróneamente la considerara la montaña más alta de la tierra; aunque si midiéramos desde el centro del globo, efectivamente es la que más sobresale.

A pesar de que se trata de montañas que no se encuentran en grandes cordilleras, su orografía les confiere unas particularidades que no las hacen fácil de ascender. Los vientos que barren el altiplano ecuatoriano chocan contra sus laderas y la progresión se convierte en incómoda y peligrosa para los alpinistas, además el aire gélido transforma la nieve rápidamente en un hielo muy duro.

Por este motivo Juan Diego Amador ha descendido del Chimborazo con problemas en su pié derecho. Durante la ascensión encontró grandes placas de hielo que le obligaron a golpear duramente con los pies, en un intento de clavar los crampones y ascender con cierta seguridad. Pero debido al impacto continuado de sus botas contra el hielo le han salido algunos hematomas bajos las uñas, por lo que nada más bajar de la montaña se ha dirigido al hospital de Quito, donde le han realizado varias curas. El pronóstico es favorable y el alpinista espera estar recuperado en pocos días de cara a abordar la ascensión del Aconcagua.

El próximo día 12 volará a la localidad de Mendoza, en Argentina, donde ultimará los preparativos para ascender a la cumbre más alta de América.